lunes, 30 de enero de 2012

méxico clave en la vida de diego maradona y los argentinos (novena parte)



Bélgica sería el rival para semifinales. Éste equipo había dejado en el camino en cuartos de final a la España de Luis Butragueño en un partido tremendo de muchos goles.
La Argentina nuevamente llegaba como favorita para enfrentar a los belgas en la etapa decisiva, y luego de un primer tiempo en donde los albicelestes resultaron superiores, la diferencia la marcaría en la segunda etapa otra vez con un Maradona fuera de serie y grandioso, fuoriclase en un azteca que se rendía nuevamente a sus pies. El mundo se rendía ante su fútbol y sus definiciones de un artista sin igual del balonpie. México era un testigo físico y vivo de las grandes hazañas del Diez persiguiendo a la sombra de Pelé y al Brasil del 70.
El primer tiempo ante los belgas había sido de trámite parejo. Un encuentro cerrado en donde los albicelestes sacaron una luz de ventaja en cuanto a juego. Para Bélgica era toda una novedad llegar a esta instancia, aunque el recuerdo del 82 era para tener en cuenta. Por suerte para la Argentina ese antecedente no pesó en el desarrollo ni en en el resultado final.
El equipo de Bilardo se tomaba revancha del encuentro inaugural en el Mundial de España. Éste era un equipo muy distinto al de aquel. Con otro espíritu.
El primer gol contra Bélgica sería una joya de Diego definiendo por arriba del arquero Pfaff luego de una gran estocada de su lugarteniente, Jorge Burruchaga.Unos minutos más tarde, Maradona liquidaba el pleito con una maniobra descomunal eliminando adversarios y definiendo con un zurdazo cruzado dejando sin chances a un golero de jerarquía como Pfaff que al termino del partido cambió sus guantes por la camiseta del astro. Para los dos era un bendito premio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario