jueves, 12 de enero de 2012

méxico clave en la vida de diego maradona y los argentinos (segunda parte)



www.muebleslacarreta.com.ar


En las horas previas a la participación del equipo en México el clima no era el mejor debido a la mala performance del equipo en los partidos de preparación. Derrotas como contra Francia 2 a 0 en París y ante la Selección de Noruega 0-1 se cuentan en el debe. La Argentina empató ante México en Los Angeles, y le ganó al Club Napoli en el San Paolo 2-1, al Grasshoppers de Suiza 1-0 y construyó una victoria apabullante en su visita a Israel por 7 a 2 en Tel Aviv. La gira ponía al plantel en situación de alarma de cara a lo que vendría, sobre todo luego de la caída en Oslo ante la débil Noruega. Era una Selección muy castigada, criticada y perseguida, con Bilardo como eje de todos los señalamientos y dardos.
A pesar de ello, el plantel llegaba un mes antes para aclimatarse a la altura del Distrito Federal en las instalaciones del América de México.
El plantel pareció quebrarse en un principio debido a la interna entre Maradona y Passarella, y el problema que sacudió al defensor antes de empezar la competencia (no pudo disputar ningún partido por una afección gastrointestinal).
No era una buena señal que Passarella, nada más ni nada menos, el único sobreviviente de aquel campeón del mundo de 1978, quedase afuera del Mundial entrante en México. Pero había un solo hombre que se sentía confiado y seguro: Carlos Salvador Bilardo, que convocó al Tata José Luis Brown para defender la zaga central junto a Oscar Ruggeri. Brown era un viejo conocido del doctor ya que éste lo había dirigido en Estudiantes de la Plata a principios de los 80. Y el Tata respondió con creces durante toda la copa y sobre todo en el partido final frente a Alemania Federal en donde logró el primer gol de cabeza del equipo, y jugó casi todo el encuentro en inferioridad de condiciones debido a una lesión en unos de sus hombros convirtiéndose de esta forma en el futbolista más valiente del plantel.

continúa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario