martes, 18 de enero de 2011

Los Pumas: La Historia (Capítulo 9)


Mundial de Rugby 2007: Argentina- Francia.


MUNDIAL DE 2007- EL FIN DE LA ERA LOFFREDA

Con el fin de revertir la imagen dejada en 2003, donde otra vez Argentina quedó en la gatera de las instancias decisivas de una Copa del Mundo de Rugby, se mejoraron mucho los aspectos organizativos, de entrenamiento y de logística. Los Pumas se entrenaron duramente en el Colegio Cardenal Newman y realizaron intensas rutinas de trabajo de preparación física en Pensacola, EE.UU. Si bien la UAR tiene carencias notables en infraestructura y presupuesto, en comparación con otras federaciones internacionales, para la Copa Mundial de Rugby de 2007 se hizo un esfuerzo significativo para llegar en la mejor forma. Así, el debut de Los Pumas en Francia constituyó otro gran hito en su rica historia, con el triunfo 17-12 ante Francia en la inauguración, en París. Precisamente, esa victoria ante el país organizador en el partido inaugural de una Copa del Mundo de Rugby lleva a Los Pumas a colocarse por primera vez en su historia en el cuarto puesto del ranking mundial[7] y fue el punto de partida para la consolidación del excelente rendimiento que mostraron Los Pumas en la primera fase de la competición, en el grupo D.
Los contundentes triunfos sobre Georgia (33-3) y Namibia (63-3) y el sólido juego demostrado en la victoria frente a Irlanda, eliminándola por segunda vez (30-15), han sido clara prueba de esa notoria mejoría observada frente a actuaciones de otras ediciones de la Copa del Mundo de Rugby. Asimismo, en el partido frente a Namibia, Argentina consiguió la mayor diferencia frente a un rival en las Copas Mundiales (60 puntos) y alcanzó y superó la barrera de 500 puntos anotados.
Por otra parte, es de destacar que la victoria frente al conjunto de Irlanda fue la décima de Los Pumas en mundiales. Decisiva para los éxitos en esa invicta primera fase fue la formidable labor de Juan Martín Hernández, Felipe Contepomi, Agustín Pichot, Patricio Albacete, Gonzalo Longo y Lucas Borges, entre otros. La determinación y respuesta defensiva del equipo quedó de relieve al conceder solamente dos ensayos en cuatro partidos disputados en la fase inicial de grupos.
Mientras transcurría la Copa del Mundo, se desataba la fiebre "puma" a miles de kilómetros de distancia; en Argentina, todo el país, a través de las retransmisiones diarias de la cadena deportiva ESPN, presentadas por Alejandro Coccia y Raúl Taquini desde París y Miguel Simón en Buenos Aires, se volcaba masivamente a seguir al equipo más exitoso de todos los tiempos; a tal punto llegó el entusiasmo por Los Pumas que, por tercera vez en su historia, se cambió de horario la transmisión del Superclásico del fútbol argentino entre River Plate y Boca Juniors, para que no coincidiera con el partido entre Argentina y Escocia. Los Pumas finalmente superaron esa instancia por 19-13 a la selección del Cardo, en un partido de desarrollo intrincado y juego deslucido. Mediante ese trabajoso éxito, donde Juan Martín Hernández, con su dinámica extraordinaria y precisas patadas, volvió a ser la figura del equipo, Los Pumas se encaminaron a la mejor clasificación de su historia en Copas del Mundo.
En semifinales, Argentina se midió con los Springboks sudafricanos que habían vencido, en un encuentro de dominio alternado, al sorprendente conjunto de Fiyi. En ese partido, Los Pumas cayeron derrotados en forma contundente por 37-13; a pesar de su amplitud, para un partido de semifinales, el resultado fue más producto de algunas acciones desafortunadas de Argentina y del dispar criterio del árbitro neozelandés Steve Walsh que del juego de los Boks, marcado por un excesivo oportunismo y cierta tendencia defensiva.
Pese a la dura derrota, el 19 de octubre Los Pumas se recuperaron física y mentalmente, y arrollaron, con un juego brillante que incluyó una carrera espectacular de Ignacio Corleto, que concluyó en ensayo de Federico Aramburu, al equipo de Francia por 34-10; de esa manera, obtuvieron el tercer puesto, la mejor posición obtenida jamás por Argentina en mundiales de rugby. Con ese tercer lugar, Los Pumas asimismo superaron a Irlanda y Escocia —dos de las ocho potencias tradicionales del rugby— en la tabla de clasificación de la Copa del Mundo.
Al término de la Copa del Mundo, Los Pumas ascienden al tercer puesto en el ranking mundial,[2] totalizando 87.56 puntos, detrás de los Springboks sudafricanos (90.89 puntos) y los All Blacks de Nueva Zelanda (89.63 puntos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario