viernes, 3 de diciembre de 2010

River calmo, Boca turbulento




La salida de Angel Cappa y la llegada de Juan José López parece en principio haber benefiaciado al conjunto millonario ya que el equipo en tres partidos obtuvo dos victorias y un empate. Y lo más importante es que River salió de la zona de promoción en cuanto al promedio del descenso. Le ganó a Boca en el Monumental, empató con San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro y le ganó a Olimpo de local. Los dos triunfos fueron por la mínima. Así está River. No le sobra nada pero anda bien encaminado, mientras se espera la decisión final por el nuevo entrenador. Todo hace suponer que seguirá siendo el DT el Negro López. Es lo que River necesita para este momento. Un hombre del riñon que conoce los pasillos del club, bien rodeado por Fillol y Pitarch. Los mismos cuentan con el apoyo de Daniel Passarella que corta por lo sano ante cualquier acto negativo en cuanto a resultados. Lo de Ramón Díaz está asomando en lista de espera mientras se liman asperezas de egos con Passarella. No parece lejano pero el riojano quiere seguridad y se hace rogar un poco. Lo inevitable cae de maduro. Daniel y Ramón pronto comeran perdices y River volverá a ser el paraíso que alguna vez fué. Ladrillo por ladrillo se construirá el castillo de la binaventuranza a pesar de la tardanza por la vuelta del segundo riojano más famoso. Está dentro de la normalidad a fin de cuentas. Ni River ni Ramón pasan por un buen momento y conviven en la simillitud energética.
En la vereda de enfrente Boca es un barco a la deriva sin capitán y sin timón. No hay mando. Falta ese don por las huestes de la Ribera y hasta se quiere crucificar a un Jesús por su buen fútbol. Lo de Insaurralde resultó descalificador. Un patadón fuera de lugar en una práctica contra Méndez desató la interna. El escándalo se apoderó de Boca y a Pompei el cargo parece quedarle grande. La decisión por el próximo técnico es urgente a la vista de los acontecimientos.
River y Boca transitan por debajo de su nivel histórico aunque el millonario parece levantar cabeza contra el primo de toda la vida golpeado por la derrota clásica que agudizó la crisis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario