domingo, 5 de diciembre de 2010

Hasta la Victoria por Siempre: Espiritualidad en el Deporte


El hombre ideal no nació para ser un lamebotas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario