miércoles, 8 de diciembre de 2010

El Turco de los Milagros en la consagración de Independiente




No fué ni el Tolo Rubén Américo Gallego, ni César Luis Menotti, ni Daniel Garnero. Tuvo que aparecer fantasmalmente el Turco de los Milagros, Antonio Mohamed para la nueva consagración del Rey de Copas. El mismo que cuando dirigía Colón de Santa Fe se había expulsado en una de sus últimos partidos al frente del equipo, contra Boca Juniors en La Bombonera, y más aún luego de un despido. Impensado este presente por la "crisis" que sacudía a Independiente y a Mohamed. Sin embargo el universo se complotó para la conquista de la Copa Nissan Sudamericana. Y fué en la dramática definición de los penales luego de un triunfo por 3 a 1 en los noventa minutos reglamentarios, y después de una alargue.
El primer tiempo fué todo de Independiente. En ese mismo periódo se marcaron todos los tantos del encuentro. Julián Velázquez y Facundo Parra en dos oportunidades anotaron para el local, mientras que Rafael Moura convirtió para el conjunto brasileño.
El segundo tiempo fué más parejo con una leve superioridad del Goias y con Independiente que se quedó sin piernas teniendo a Hilario Navarro como una figura destacada. El alargue fué dominado por los brasileños, hasta la definición con efectividad al ciento por ciento por parte de los de Avellaneda en los penales que volvieron a levantar una copa después de mucho tiempo. Eduardo Tuzzio fué el encargado de ejecutar el último tiro.
El Turco Mohamed, quien pasara por el club como jugador, con este triunfo y esta copa, se terminó de ganar el cielo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario