viernes, 17 de diciembre de 2010

El día que el hóckey pasó a ser el deporte número uno en la Argentina


Por Hernán Consoli
Ocurrió un 11 de septiembre del 2010 en la ciudad de Rosario, cuando Las Leonas dirigidas por Carlos Retegui conquistaron el Mundial de Hóckey con una lucida tarea del combinado nacional teniendo como máximas exponentes a Noel Barrionuevo y Luciana Aymar, goleadora y capitana, respectivamente.
El público se sumó en forma masiva en el mismo estadio edificado especificamente para el Mundial y la gente se complotó en forma inánime en las pantallas de TV en la Argentina.
El juego resultó perfecto y los resultados le dieron la derecha al equipo de Retegui. Tanto es así que la Argentina ganó siete juegos sobre idéntica cantidad de partidos disputados.
Luego del mundial, el campeonato metropolitano de hóckey siguió su curso y GEBA, el equipo B de Las Leonas, consiguió un nuevo título para sus anchas espaldas. El cuarto en forma consecutiva, siendo una máquina perfecta y aceitada, acertando en los momentos justos.
La distinción a Luciana Aymar con el premio de la "estatuilla" de oro de parte del Diario Clarín no hace más que confirmar la supremacía del hóckey por encima de cualquier otro deporte. Son los tiempos modernos que lo avalan y lo confirman y habrá que adaptarse a los mismos. Es la mejor manera de entender el juego y aprender de los mejores para extenderlo a otras disciplinas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario