miércoles, 3 de noviembre de 2010

Suar puede salvar otra vez a Maradona





El salvataje será mutuo si ambos se ponen de acuerdo para una nueva puesta en escena. Y se correrá el riesgo con esa vieja teoría de que las segundas partes nunca fueron buenas. Pero vale teniendo en cuenta que juntos pueden darse una mano en una historia de encuentros y desencuentros.
Maradona y Suar son dos boquenses de alma y por excelencia que se juntaron para armar un programa que convocó multitudes y "rompió" todos los esquemas por el año 2005.
En una producción a la italiana, Diego Armando Maradona volvía al ruedo después de cinco años de oscuridad entre internaciones y clínicas.
La Granja de Punta del Este (en donde no la pasó bien a principios del nuevo siglo), su traslado a Cuba, el libro Yo soy El Diego de la gente, el homenaje-retiro fueron variantes que introdujo en su forma de vida. Maradona no le encontraba la vuelta a su destino y viajó por el abismo durante cinco años, hasta la convocatoria de Adrián Suar.
La Noche del Diez marcó un antes y un después para la vida de ambos. El show contó con la presencia de muchos invitados de elite y diferentes momentos para la emoción y el recuerdo.
Goycochea y la familia Maradona fueron protagonistas principales de una novedad sobresaliente.
El programa tuvo sus pro y sus contra pero a la vista del público aficionado fué un exito y de ahí en más Diego Maradona comenzó a desandar el camino del retorno para amigarse con la vida. En pleno proceso del programa estuvo cerca de volver a la Selección y se reunió con Grondona en Ezeiza en una cumbre mientras José Néstor Pekerman era el entrenador nacional. A Maradona se lo veía pleno y con una silueta fantástica. Luego de una serie intensa de emisiones y una despedida increíble en el Luna Park, Maradona despuntó el vicio del fútbol con el showbol y el sueño de dirigir la Selección Argentina se convirtió en realidad sorpresivamente.
Por su parte, Adrián Suar tomó la riendas con mayor firmeza en el canal de Constitución y puso a Marcelo Tinelli como bandera en un nivel inalterable.
Mientras Suar sigue con su productora "Polka" y Maradona busca su destino por la cabeza de ambos sobrevuela la idea de un nuevo encuentro con el objetivo de una felicidad momentanéa que será eterna en el recuerdo. Pensando en la gente que en el dharma (misión terrenal) de cada uno es lo que más importa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario